Alimentación infantil y el consumo excesivo de azucares

marcoby

Member
Programador
#1
El sabor dulce es el predilecto de muchas personas, en particular de los niños. Pero el exceso del consumo de dulces y otros productos azucarados es un mal hábito y nocivo para la salud y para una dieta equilibrada ha de tomarse en cuenta la ingesta diaria del consumo de alimentos dulces. Estos productos azucaradas suponen el aporte de calorías extra a la dieta que, a lo largo de los años, puede derivar en problemas de salud crónicos.

Hoy en día es un hecho de que la mayoría de los niños están consumiendo un cantidad excesiva de productos azucarados por lo tanto su nutrición no es sano.

Las necesidades energéticas en los niños pequeños, de entre 5 y 10 años, rondan las 1.800 calorías. Respecto al valor energético total de la dieta, las Ingestas Diarias Recomendadas (IDR) para el azúcar se sitúan entre el 10-18%.
Las cifras se traducen en un consumo máximo diario de 340 calorías en alimentos azucarados o dulces por naturaleza como las frutas, los zumos y la miel, es decir, unos 85 gramos de azúcares (1 gramo de azúcar aporta 4 caL).

Un puñado de 50 gramos de golosinas, que cualquier niño de esta edad come con gusto, aporta la mitad del azúcar que necesitaría para todo el día.

A esto habría que sumarle el azúcar que añade a alimentos como leche y yogures, así como el que contienen otros alimentos como frutas, zumos, miel, mermelada, galletas, cereales, magdalenas y hábitos de alimentación infantil, los expertos aseguran que el consumo de alimentos azucarados manufacturados -cereales, bolleria, golosinas- entre los niños ha pasado de ser excepcional a convertirse en un hábito cotidiano, por lo que no es difícil que muchos superen la dosis recomendada de azúcares, con gran repercusión en su patrón nutricional y consecuencias negativas para la salud.
 
Arriba Pie